Jaume Belló. Sensitive Bodies

Desde hace muchos años he visitado la FIRA DE TÀRREGA, algunas veces como actor, otras muchas como espectador, y siempre me han cautivado las riadas de gente que fluyen por sus calles. Tàrrega, durante la Feria de Teatro de Calle (que siempre se lleva a cabo la primera quincena de Septiembre), tiene un sonido especial, aunque todas las ciudades tienen un sonido especial si se escucha atentamente.
Un buen día me pregunté qué ocurriría si todas las personas que, como yo, han sido espectadoras de alguno de los espectáculos de la Fira, aparte de caminar con un destino más o menos cierto en busca de quién sabe que espectáculo, empezarán a moverse al ritmo del mapa sonoro de la ciudad.

Después de unos años llevando a cabo talleres con los espectadores en Lleida, con la complicidad de Margarida Troguet i el personal del Teatre de l’Escorxador, propuse al director de Fira Tàrrega -Jordi Duran- , una macroperformance con personas del público; es decir, con no profesionales del mundo del espectáculo, para volver sus cuerpos sensibles al sonido de la ciudad, el primer año esa investigación no fue posible por estar fuera del plazo de presentación de proyectos, pero este año sí.

¿En qué ha consistido el trabajo?

La propuesta que presenté a Fira de Tàrrega y que ha recibido una ayuda de SUPORT A LA CREACIÓ 2012, creo que se podría definir como una PERFORMANCE DE MOVIMIENTO COMUNITARIO, un trabajo de investigación en el movimiento que ha surgido a partir de lo que podríamos denominar “el baile del mapa sonoro de la ciudad”. No se ha pretendido formar a bailarines profesionales, ni tampoco excluir a algunas personas más formadas en el mundo de la danza ni a nadie en absoluto; el único objetivo era trabajar conjuntamente determinadas personas (que normalmente solo podrían formar parte del público) a las que les apeteciera descubrir y apreciar qué significa la creación contemporánea en general y la performance en particular, pero sin hacerlo como clases magistrales, sino a partir de la sensibilización de sus propios cuerpos al sonido natural urbano.

En definitiva, devolver a todas las persones la capacidad de sentirse en sus propios cuerpos, de ser creativas desde el movimiento, una sensibilidad que después del ditirambo de la Grecia Antigua nos fue “sustraída “ por los protagonistas de los espectáculos.

La finalidad de que sea un trabajo con espectadores y espectadoras radica en ofrecer una nueva legibilidad a las personas respecto de la performance y de los espectáculos contemporáneos en general, ofrecer instrumentos que nos permitan leer, si no el espectáculo en su totalidad, si, al menos, determinadas partes de los mismos, estar abiertos a los inputs de información, al cómo y al desde dónde nos llegan estos inputs (del espacio, del sonido, del cuerpo de las performers, etc…)

¿Cómo ha funcionado?

El trabajo se ha llevado a cabo durante 10 sesiones para generar recursos (la parte del taller) y así poder presentar posteriormente el resultado: el  espectáculo “SENSITIVE BODIES” en la Fira de Teatre al Carrer de Tàrrega 2012

En cada una de las sesiones nos hemos ido centrando de manera progresiva en uno o dos recursos para que cada persona pudiera entrar a su ritmo en el trabajo con el movimiento, teniendo en cuenta la preparación y la diversidad en las edades y forma física de las personas que han participado.

Como dice Isadora Duncan: “Los movimientos del cuerpo pueden ser bellos en cualquier etapa del desarrollo del cuerpo, en la medida que estén en armonía con la etapa vivida y con el grado de madurez que el cuerpo ha alcanzado. Siempre habrá movimientos que sean la expresión perfecta de aquel cuerpo individual y de aquella alma individual, así que no debemos forzar nuestro cuerpo a hacer movimientos que no sean naturales para el cuerpo.”

 

Objetivos

Lo que hemos pretendido, junto con las personas que han participado del taller, ha sido:

  • Investigar sobre ellas mismas para poder ampliar su capacidad imaginativa y expresiva y, sobre todo, creativa a través del movimiento.
  • Desarrollar algunos niveles expresivos con el arte del movimiento en personas que nunca los habían usado con anterioridad.
  • Concienciarnos de aquello que estamos haciendo para poder construir hábitos de movimiento que no estén arraigados en la tensión, en la imitación, en los clichés sociales o en la falta de expresividad.
  • Dejarnos llevar por la energía creativa del grupo con el que hemos estado trabajando durante todas las sesiones.
  • Improvisar sobre un tema sonoro que nos ofrece la ciudad, el ambiente o las demás personas que están a nuestro alrededor.
  • Despertar respuestas básicas, reales, automáticas e inconscientes a este universo sonoro urbano y que puedan alimentar nuestra creatividad cinética.
  • Esperar siempre que el trabajo nos ofrezca algo, con una actitud abierta y pensando que el proceso será igual de bueno tanto si ese algo aparece como si no aparece.
  • Intentar agotar todas las posibilidades que surjan en cada sesión de trabajo, y después reflexionar en el por qué, en determinados momentos, podemos dar un tipo de respuesta y en otros no.
  • Ser capaces de reflexionar en comunidad sobre lo que se ha vivido en cada sesión, y pensar que cualquier problema que bloquea nuestra imaginación o nuestra expresión acaba por cerrar las puertas a nuestra investigación.
  • Pensar que, aunque este taller no pretende ser terapéutico, el simple hecho de dar movimiento libre a nuestro cuerpo ya nos lleva a estar más relajados, pues es posible que con ese movimiento liberemos algunas de las tensiones con las que hemos llegado al taller.

Sesiones

Veremos solo algunos de los ejercicios que se llevaron a cabo en las distintas sesiones, pues sería muy extenso explicarlos todos.

 

1ª SESIÓN: “Si puedes mover tus ojos, puedes bailar.” (Cecilia Macfarlane)

Después de una ronda de presentación, hablamos un poco de los objetivos del taller, y de como dejaremos, durante todo el proceso, la puerta abierta al azar y a la indeterminación como decía John Cage, pero siempre atendiendo a las necesidades que nuestros cuerpos requieren en cada momento y que tenemos que ir aprendiendo a escuchar y reconocer, rompiendo así con la sensación de culpa y con la educastración que hemos recibido en el ámbito social y familiar; enriqueciendo el vocabulario del cuerpo y volviendo a la espontaneidad del niño que juega.

Empezamos trabajando unos ejercicios de calentamiento.

* Primero en parejas: una persona guía el movimiento de la otra.

* Después hacemos los mismo con 3 personas.

* Finalmente, en grupos de 5 o 6, una persona guía a todas las demás.

* Las maneras de guiar a los demás son:

– siguiendo la mano del que guía.

– tocando diferentes partes del cuerpo de la persona guiada.

– soplando en aquella parte a la que queremos dar movimiento.

Al final de la sesión trabajamos en la creación de una partitura de acciones individual que nos servirá como material de trabajo e investigación en las siguientes sesiones.

 

2ª SESIÓN: “Si queréis conseguir una verdadera obra maestra, debéis prescindir siempre de las mentiras bonitas… Tratad siempre de mostrar al espectador el lado desconocido de las cosas” (J. Grotowski)

Empezamos trabajando de nuevo con la partitura de acciones individual y mostrándola al resto de participantes.

A continuación un trabajo en parejas, de contacto y cambios de peso corporal, que después convertimos en un trabajo en tríos y, más tarde, en una composición de espacio con 6, 12 personas intentando siempre estar en contacto con los espacios vacíos que deja la arquitectura del grupo.

Una de las valoraciones que surgieron en esta sesión es la necesidad que tienen algunas personas de un orden, lo cual hace que nos preguntemos el por qué de esa falta de apertura al caos, al azar y a la indeterminación. ¿De dónde nos viene impuesta la necesidad de ese orden?

Y otro de los problemas que surgen es: ¿Hay que trabajar con el tempo y la intensidad del movimiento encontrado? Lo cierto es que en las próximas sesiones veremos que lo importante será adaptar el movimiento al tempo, a la intensidad y la textura del sonido mediante los diversos reguladores de movimiento.

3ª SESIÓN: “Cada persona es una obra de arte.” (Wolf Vostell)

En esta sesión vamos a trabajar con nuestro espacio parcial o espacio propio, visualizando que trabajamos en el interior de una burbuja muy frágil y lo hacemos, muy suavemente, añadiendo al movimiento diversas partes del cuerpo que comienzan tan solo con la activación de la cadera, hasta llegar a compartir nuestra burbuja con más personas. Lo interesante de estos ejercicios consiste en buscar que espacios privados nos permitimos convertir en espacios sociales, cómo a partir de determinado momento y de la apertura a los demás nos permitimos ceder parte de nuestro espacio propio a otras personas y tenerlo en cuenta para cuando lo vayamos a aplicar en la calle.

De repente, imaginamos que la burbuja se va haciendo cada vez más pequeña y debemos trabajar con las personas que estaban a nuestro alrededor, buscando el concepto de espacio interno compartido de cada persona.

En esa sesión hablamos también del concepto de “contemporaneidad” haciendo que cada persona participante estableciera 3 etiquetas de lo que, según su parecer, consideraba como “lo contemporáneo”

Etiquetas que después se agruparon en 9 grupos:

–       Inclasificable,

–       Efímero,

–       Ahora,

–       Comprometido,

–       Multidisciplinar,

–       Próximo,

–       Innovador

–       Sorprendente

–       Divertido

Calificativos que se pueden aplicar mutatis mutandis a la performance. Para cada uno de ellos buscamos una pieza de performance o de espectáculos contemporáneos que se pudieron visitar en nuestro blog:

http://ciadebello.blogspot.com.es/

Esa fue la sesión en que sacamos el movimiento a la calle por primera vez, para poder escuchar el sonido de nuestro entorno inmediato, lo cual, para algunas de las personas participantes, resultó muy difícil concentradas como estaban en el movimiento colectivo y en su propia partitura de acciones individual.

4ª SESIÓN: “Sin una desviación de la norma, el progreso no es posible” (Frank Zappa)

La razón de la frase adjudicada a esta sesión está en reconocer que, a partir del movimiento creado, teníamos que empezar a abandonar lo hecho hasta ese momento, para intentar adaptarnos al sonido, poniendo en marcha todos los mecanismos de sensibilización y escucha activa. Para ello, empezamos a trabajar la “ecualización” o modificación de nuestros movimientos según la aplicación de los principios pre-expresivos de Eugenio Barba:

A – Principio de oposición

B – Principio de simplificación

C – Principio de alteración del equilibrio

D – Principio de desgaste máximo de energía

Después, y teniendo en cuenta el tipo de trabajo que habían realizado ya cada una de las personas participantes, hablamos de los puntos de vista, nombre que la directora americana Anne Bogart atribuye a ciertos principios de movimiento usados para concienciarnos del espacio y del tiempo y que nos sirven para tener una terminología específica común sobre aquello que estamos trabajando: Tempo, Duración, Repetición, Respuesta cinética.

Todo ello se convierte posteriormente en trabajo por parejas, en el cual se aplica, según los movimientos de cada persona que tiene que compartir con su pareja: el diálogo, la acción/reacción o la conversación cinética.

Cuestiones que surgen por ejemplo son: ¿Qué ocurre si mientras estamos concentrados en la tarea de escuchar se oyen más de un sonido? O ¿qué ocurre con los cambios de trayectoria y de orientación del movimiento respecto al sonido?

Lo importante, en cada uno de estos casos, es tener la libertad para tomar decisiones que sean acordes con el movimiento en el cual nos encontramos inmersos, aprovechar cada uno de los estímulos que nos llegan y aplicarlos a nuestra propia expresividad creativa.

5ª SESIÓN: “No hay nada más memorable que la experiencia del propio cuerpo cuando hacemos arte.” (Claudia Galhós)

En esta sesión trabajamos en el exterior con dinámicas de confianza y sensibilización al espacio. Los cambios de claro a oscuro provocados por la arquitectura, y por los arboles, nos dan la sensación de obstáculos, obstáculos que no son reales y a los cuales podemos equiparar aquellas prevenciones que todas las personas decidimos autoimponernos. Es también una sesión para descubrir las temperaturas de los distintos espacios y la manera en que dejamos que influyan sobre nuestro movimiento.

Al mismo tiempo añadimos unos cuantos conceptos más al trabajo con el movimiento, como son: los centros motores de la expresividad, de la personalidad, de la fuerza, de la gravedad, y los subcentros del detalle, del matiz, y del enraizamiento.

También vemos los puntos de vista del Espacio: Forma, Gesto, Arquitectura, Relación espacial y Topografía.

Cuestiones que surgen durante la valoración: la partitura es una excusa para generar movimiento, pero resulta molesta en el trabajo en colectivo. Por otro lado, algunas personas encuentran muy interesante poder trabajar con la arquitectura, sea la fija o la que crean los cuerpos de las personas en el espacio, puesto que añade un tipo de relación cinética que normalmente no es tenida en cuenta.

6ª SESIÓN: “Yo soy mi cuerpo” (Gabriel Marcel); “Yo soy el espacio donde estoy” (Noel Arnaud)

Primera intervención en el espacio donde se va a presentar la performance  SENSITIVE BODIES. Lo primero que hacemos es un trabajo de toma de conciencia del espacio y del sonido.

Cosas de las que nos damos cuenta y que hasta el momento no habíamos advertido es que se pueden bailar las palabras, las conversaciones de la gente. Y que podemos establecer diálogos de movimiento con el público. Y de que si nos bloqueamos por la falta de inspiración también podemos estar en silencio de movimiento. Esta es una sesión para homogeneiza el trabajo en grupo. El movimiento que generamos a la vez, y que nos sirve para entrar en el movimiento libre individual o por parejas.

También es una sesión en la que se define la estructura de la performance. Y en la que descubrimos que el hecho de tener público aporta al trabajo: seguridad, organicidad, complicidad y participación.

 

7ª/8ª SESIÓN: “Podemos dar por perdido aquel día en que no hemos bailado.” (F. Nietzsche)

Uno de los problemas que nos encontramos en la 7ª sesión está en la prohibición de bailar en la calle por parte de los agentes locales, cosa que pone a las personas en contacto con la realidad inmediata de nuestro arte. Después del enfado lógico de las personas que se habían trasladado a Tàrrega para el ensayo, nos damos cuenta de que lo importante es seguir adelante con el proyecto, así que nos preparamos para la siguiente sesión que va a ser un ensayo abierto con público, y que funciona perfectamente aunque habrá que prestar atención a lo que ocurra cuando las calles y plazas de Tàrrega estén repletas de personas, cómo podrá influir ese cambio de situación en el desarrollo de la performance no sólo a nivel colectivo, sino también a nivel individual, es decir: ¿Cómo lo van a vivenciar cada una de las personas que han participado en el taller laboratorio?

Quedan dos sesiones que vamos a reiniciar en Septiembre, en los días previos a la presentación del resultado del taller, y en las que se añadirán al trabajo unos cuantos estudiantes provenientes de la Universidad de Winchester (Reino Unido) y esperar también a ver el resultado durante los días de la Fira de Teatre al Carrer, cuando la calle y su sonido sea aquello que nos haga “bailar”.

¿ Dónde hemos llegado?

Durante todo este laboratorio de creación hemos conseguido que personas no profesionales de las artes escénicas se den permiso para poner en marcha su creatividad, concibiendo conjuntamente una performance de movimiento comunitario a la que, una vez terminada, se le pueden asignar muchas metáforas, conceptos o significados que van relacionados fuertemente con la naturaleza transgresora de la performance.

Una de ellas es el concepto de rebeldía: como las personas podemos rebelarnos contra todas aquellas estructuras que, violentamente, nos prohíben expresarnos o nos homogeneizan, nos hacen creer que es nuestra voluntad ser sujetos iguales a todos los demás, sin atender a nuestras características individuales.

La performance oscila entre el movimiento colectivo (dos cuadrados que se realizan como personajes militares sin ningún tipo de emoción, y cuatro movimientos que se reproducen de manera hipnótica como llevados por una fuerza que no podemos controlar) y lo que hemos llamado “partituras de acción” movimientos individuales, libres, en los que cada participante baila a su ritmo y según su interpretación el sonido que le rodea y que es capaz de oir. Y también de movimiento en pareja o en grupo, pero no coreografiado, sino absolutamente libre, vivenciando un acontecimiento que ocurre de manera absolutamente improvisada.

Otra de las metáforas que presenta la performance es la manera en que las diversas sociedades asimilan a aquellas personas que de un modo u otro se convierten en disidentes, en libres, en personas consideradas abyectas por no seguir las normas, sin que eso afecte a la libertad de aquellas que sí prefieren seguirla.

Nos hemos dado cuenta de lo efímero del trabajo que ponemos en escena, pues sigue a lo efímero del sonido del entorno. Más que nunca esta performance sigue la idea de que acontece sin que pueda ser repetida exactamente igual en ninguna otra ocasión, pues el sonido nunca va a ser el mismo en las distintas ciudades, ni el mismo en días diferentes pero en la misma ciudad, y los ámbitos dejados a la libertad de las personas que participan tampoco serán iguales, lo único que se puede mantener -con cierta continuidad- es el trabajo en colectivo, lo más homogéneo, aquel que representa a la sociedad represora e impositiva.

Otra situación a la que hemos llegado es la de que las personas que han participado en esta performance se han familiarizado con su propio cuerpo y su propio movimiento dando amplios márgenes de libertad (la que cada una de ellas ha querido permitirse) y que nos lleva al funcionamiento de algunos conceptos que nos resultaban imprescindibles en el mismo momento de empezar este trabajo.

La NO EXCLUSIÓN: todas las personas que se han presentado a hacer el trabajo han sido bienvenidas, dando solo al final por terminadas las inscripciones por razones de existencia de vestuario para la presentación.

La ADAPTACIÓN: durante el transcurso del laboratorio, hemos tenido que ir adaptando el discurso a lo que sugerían y necesitaban los participantes, por ello el trabajo en movimiento parte de la necesidad simple de cada persona, y llega a la complejidad que cada una de ellas ha deseado alcanzar. También hemos tenido que ir adaptándonos a las incorporaciones puesto que era la idea no ocluir a nadie que quisiera llevar a cabo este trabajo. Y también nos hemos adaptado a las ausencias de las personas que, por diversas razones, no pudieron asistir a alguna de las sesiones.

La VISIBILIDAD: de todas y cada una de las personas que han seguido el taller-laboratorio, pues era preciso para hacer un trabajo atendiendo a las personas hacer visible el trabajo de cada una de ellas, y poder compartirlo con las demás.

La EXPRESIÓN: el hecho de hacer valoraciones al final de cada sesión nos ha permitido que cada una de las personas pudiera manifestar con qué dificultades se encontraba, cuáles era sus límites y cuáles las emociones que sentía, dejando el espacio lo suficientemente abierto también para aquellas personas que querían guardar silencio.

La TRANSFORMACIÓN: cada persona, en su margen de libertad auto-permitida y buceando en las posibilidades expresivas de su movimiento ha pasado de formar parte del grupo de espectadoras anónimas para formar parte del grupo de “artistas” o “creadores” en la misma medida que podía comprender que la contemporaneidad no está sujeta a cánones establecidos por escuelas artísticas sino basada en la libertad de creación.

La LEGIBILIDAD: el hecho de haber participado en un taller de creación de movimiento, puede permitir a cada participante obtener recursos para poder “LEER” los espectáculos contemporáneos, referencias que les pueden servir a la hora de visionar una performance o cualquier otro tipo de espectáculo, y eso se ha conseguido con la experiencia vivida en sus propios cuerpos y hablando de algunos de los conceptos referidos al movimiento mientras se ponían en marcha, no haciendo ninguna conferencia ni clase magistral, sino compartiendo la escucha, el espacio y la sensibilidad de los cuerpos.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s